sábado, 9 de octubre de 2010

El policía más que un amigo

Como todo el mundo habla ahora de los policías y sus fallas y aciertos se me vino a la mente una historia bien maldita. 

Un primo mio tiene un pana que es policía. El man en esa época debía ser Cabo o alguno de esos rangos. La nota es que bueno, se reúnen los amigos del colegio y empiezan a contar sus historias. Que si el uno se casó con la otra, que si el otro man se divorció, que si el nerd del curso es ahora millonario, que si el bacán del colegio se fue para España, que si la más buena del colegio ahora es un esperpento. Las típicas cosas. En eso se ponen a hablar de qué es de la vida de los presentes, que andan haciendo, a qué se dedican y todo. Le toca el turno a este man. El man sí que es policía. Sí que tiene muchos beneficios, que es un trabajo frescaso, que puede sacar mucho más de lo que le pagan de sueldo porque es de tránsito y como es de tránsito sería un idiota si no acepta las coimas, que sí que con sus compañeros en vez de patrullar se duermen, que sí que llevan prostitutas al PAI, osea el man una lacra. Todo el mundo a pesar de que festejaba ciertas anécdotas se empieza a sentir como mal, osea el man es policía y es un asco. En eso el man dice y claro ... yo no soy gil ... yo no voy a estar arriesgando mi vida por la de nadie.. yo tranquilo... si veo algún asalto o algún problema ahí yo no me meto, osea si gano bien pero no voy a estar arriesgando la vida. En ese momento mi primo le dice ah puta osea que vos si ves que a alguien le están a punto de matar y vos estás en servicio o fuera de él no haces nada? ... el man  no pues loco cómo así, voy a estar arriesgándome por un desconocido, y mi primo ¿y si la persona que está en problemas es alguno de nosotros?  igual te haces el loco... no pues man ahí sí me meto... ¿seguro?. Claro. 

Con qué seguridad se puede creer que alguien con esa mentalidad pueda defender a algún conocido o peor a algún desconocido. Esta historia es cierta, y así como ese era un policía asco me atrevo a pensar que por lo menos la mitad de las personas que optan por ser policías no lo hacen por vocación sino solo porque dizque es una carrera con la cual aseguras tu futuro económico. Sacrificas tu libertad, tu estabilidad, y en muchos casos tu vida pero vas a tener plata hasta la muerte... osea plata como para comer arroz con huevo a diario. Con esa mentalidad entran los que son llamados a defendernos, a velar por el orden y la seguridad... no sorprende por ende que cuando escuchan que les van a quitar los bonos y las medallitas los manes se pongan a quemar llantas, les están quitando lo único por lo que se hicieron policías, les están quitando el dinero y por ende se convierten ante ellos mismo en unos idiotas que arriesgan todo. No piensan en la labor enorme que pueden hacer como policías y por esa razón no sorprende que haya mucha inseguridad.

El policía más que un amigo... en muchos casos, lastimosamente, un enemigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario