martes, 9 de septiembre de 2008

Juego (1a. parte)

Es casi placentero verte allí .. indefensa.. atada con la corta cuerda gruesa que rodea tus muñecas y la espalda de la silla. El retazo de tela (seda según me dijo la vendedora) que ha sido envilecido al ser usada como mordaza.. tanta suavidad para tan ruin propósito. Te ves calmada .. aunque el hecho de no poder ver tus ojos tras la otra porción de tela que los tapa ayuda en gran medida a desentenderme de tu verdadero semblante... el resto de tu rostro conserva sus facciones habituales... las normales .. las mismas que tendrías si en vez de estar sentada en esta silla estuvieras sentada en el asiento de un bus de lado del pasillo di vos.. o si estuvieras en una cómoda silla reclinable de respetable oficinista de tercer piso... de hecho no se si sigues dormida o si ya despertaste pues has mantenido la misma postura todo el tiempo, antes estabas hablando dormida. Yo procuro no moverme. No quiero romper tu sueño.. es una especie de temor a lo que sucederá desde el momento en el que despiertes o me dejes saber que ya estabas despierta desde hace tiempo... considero difícil que una persona despierta pueda mantener por tanto tiempo la postura que tú adoptas así como me parece por demás complicado que una persona en esa postura pueda estar dormida. Tal vez estés soñando.. te imagino corriendo .. puedes ser una atleta famosa.. puedes estar caminando también por el filo de una vereda jugando como una niña con un pequeño paraguas rosa y evitando caer al charco que la lluvia ha creado para no ensuciar tu vestido que hace juego con el paraguas.. o puedes ser un ave en vuelo .. o tal vez sueñes que estas atada a una silla lo cual no se alejaría mucho de la realidad que tú aún no descubres.. sea cual sea tu sueño algo malo pasó.. tropezaste antes de llegar a la meta.. resbalaste y el vestido se malogro... un niño imbécil te arrojo una piedra en medio vuelo.. o tomaste conciencia tanto en el sueño como en la realidad que estás atada a una silla... sea como sea tu cuerpo salta.. reacción habitual cuando dormidos pasa algo en nuestro sueño que nos asusta y nos obliga a despertar muchas veces para simplemente seguir dormidos a los pocos segundos al ver que era solo un sueño. Que habrás sentido si en efecto soñabas que estabas atada a una silla y al despertar solamente te chocaste con la realidad .. sí estas atada a una silla!. Eso no lo sabré.. lo único cierto es que has despertado y que ahora a pesar de darte cuenta de todo en verdad no te asustas .. como si fuera algo habitual para ti. No gritas, es decir no tratas de gritar (me facilitas todo) sin embargo me doy cuenta que quieres hablar. Llevado más por la curiosidad que por el raciocinio acudo solícito a tu lado y procedo a desatar la seda que cubre tu boca – Quién eres? – preguntas – Para qué preguntas si ya sabes la respuesta? – contesto – Porqué respondes mi pregunta con otra pregunta? – repreguntas – estamos frente a un problema.. la verdad es que yo no quiero responder .. y tú por el momento evidentemente solo tienes preguntas.. única herramienta para poder aclarar tu situación actual. Entonces bueno, adopto mi papel y digo – Cuantas veces imaginé estar en este momento. Ya sabes quién soy. Osea por lo menos tienes suficientes referencias.. yo sé que leías mis mensajes de texto y mis e-mails, también sé, porque estaba ahí, que recibiste la carta que te envié con aquel niño, por ende claro sabes quién soy .. soy el que te ha estado amenazando con esto del secuestro durante semanas.. pero así mismo sabes que no sabes quien soy realmente – por más que se quiera . por más que me hubiera descrito tal cual creo que soy en mis entrecortados mensajes y fugaces cartas no hubiera logrado que tú me imagines tal cual .. ni siquiera mi tono de voz.. nada se compara pues con la experiencia directa .. con encontrarnos ahora si definitivamente aquí uno frente al otro ... yo se que no me ves pero sí .. estoy justo al frente tuyo.. tomé un respiro .. tomé agua .. tomé la última carta que te escribí pero que jamás envié... la rompo y la hecho a la basura, pienso que pongo la basura en su lugar y que no soy tan malo después de todo... Río... entonces me dices – Hubo tanto preámbulo que pensé que se trataba de una burla.. una amenaza vana.. una broma de mal gusto – pues ahora ves que no era una broma lo que sí no pienso decirte es que todo el preámbulo del que hablas .. era una forma de empoderarme .. de convencerme de lo que debía hacer.. la verdad hasta ahora no puedo creer que ya lo haya hecho.. me parece increíble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario